Normativas y documentación para ndustrias y comunidades

Por qué suscribir un contrato de mantenimiento de las puertas de garaje operado por profesionales cualificados

Las puertas de garaje están sujetas, por normativa legal, a mantenimiento por parte de profesionales cualificados, tal y como se desprende del marco legislativo básico (Código Técnico de la Edificación (CTE) y la norma EN:12635:2002 + A1:2009).

Aunque no existe una norma que obligue a suscribir un contrato de mantenimiento, la existencia de este, es de suma importancia para asegurar que la exigencia legislativa se cumpla correctamente.

Un servicio de mantenimiento para puertas automáticas, puertas de garaje o puertas cortafuegos, asegura el buen funcionamientos de las puertas automáticas y cortafuegos, y evita accidentes. Por ello, si la comunidad contrata un mantenimiento de sus puertas automáticas y cortafuegos, con sus pertinentes revisiones periódicas, la comunidad garantiza el buen funcionamiento de las mismas, y en caso de accidente tendrá más defensa en cuanto a las responsabilidades tanto civil como penal en las que se incurran. Siempre y cuando el contrato de mantenimientos sea con profesionales y se contrate adecuadamente.

Un contrato de mantenimiento proporciona, por tanto, tanto al propietario como a la comunidad de vecinos, una garantía de seguimiento en el tiempo, de funcionamiento y prevención de accidentes, evitando así posibles responsabilidades civiles y penales (pues se debe tener en cuenta que el propietario es el responsable de cada puerta manual o automática).

Un dato importante a tener en cuenta, es que para las puertas instaladas antes del año 2005 (sin el marcado CE), el mantenimiento deberá incluir una evaluación de riesgo, a fin de adecuarla y actualizarla, incluyendo nuevos componentes de seguridad, si fuera necesario para adecuarlo a la tecnología actual.